Back to top

Interruptor de nivel por tubo vibrante

Solitel® opera según el principio de detección del efecto de amortiguación cuando los sólidos entran en contacto con el tubo vibrante. Este principio se ilustra en el dibujo de la derecha.

Normalmente, el Solitel® vibra a una frecuencia de aproximadamente 350 Hz. Esta vibración se crea al excitar un par de cristales piezoeléctricos instalados en la base del tubo vibrante exterior. Los cristales piezoeléctricos convierten la energía eléctrica en energía mecánica (vibratoria). Tanto el tubo interno como externo tienen la misma frecuencia natural (la frecuencia a la que un cuerpo vibrará libremente).

La energía vibratoria del tubo exterior se transmite al tubo interno, configurándola para que vibre y establezca una vibración de resonancia entre ambos tubos. Esto es similar a la operación de un diapasón musical donde ambas paletas de la horquilla tienen la misma frecuencia natural, y una fuerza mecánica a una punta produce vibración de resonancia entre ambas.

La vibración detectada por el cristal piezoeléctrico de recepción se convierte en energía eléctrica relativamente débil. La electrónica recibe esta señal débil del cristal receptor y la amplifica. La señal amplificada se compara con el punto de disparo en el circuito comparador que determina la operación del relé o interruptor. La señal se filtra para eliminar la frecuencia no deseada; se amplifica y se envía al cristal de transmisión para crear la vibración.

En el espacio libre, los tubos internos y externos vibran a su frecuencia natural. Cuando los sólidos entran en contacto con el tubo exterior, la vibración se amortigua disminuyendo la señal eléctrica y forzando la actuación del relé.

Cuando la señal eléctrica del cristal de recepción disminuye, la electrónica comienza inmediatamente un ciclo de auto-limpieza que dura aproximadamente de tres a ocho segundos dependiendo del ajuste de la sensibilidad en el equipo. La amplitud se aumenta con el propósito de despegar o desalojar sólidos sueltos que pueden haberse acumulado en la sonda. Tras una auto-limpieza exitosa, la señal del cristal de recepción aumenta y la sonda vuelve a su funcionamiento normal. Sin embargo, si la vibración no se reanuda es indicativo de que existe contacto real con sólidos en el tanque y el equipo procede a dar la alarma actuando el relé.

Vibration switches.png
Vibration switches